Paul Marcinkus

Paul Casimir Marcinkus (el 15 de enero de 1922 – el 20 de febrero de 2006) era un arzobispo americano de la Iglesia Católica Romana. Mejor se conocía para su tenencia como el presidente del Banco de Vaticano a partir de 1971 hasta 1989.

Biografía

Años mozos

Marcinkus nació en Cicerón, Illinois, el hijo de una arandela de la ventana inmigrante que llegó a Cicerón en 1914. Su padre, Mykolas, había salido de Lituania para evitar la inducción posible en el ejército ruso. Trasladándose a los Estados Unidos, brevemente vivió en Pittsburgo antes de moverse a Fond du Lac, Wisconsin, para trabajar para un primo como una mano de la granja, luego moviéndose a Cicerón después de encontrar el trabajo en una acería de Chicago. Cuando su cuarto hijo, Paulius, llegó, había comenzado a lavar ventanas para Leo Sheridan Co., un trabajo que sostendría durante treinta años.

Después de acompañar al arzobispo Quigley Seminario Preparatorio y Santa María del Seminario del Lago, Paul se ordenó al clero para la Archidiócesis de Chicago el 3 de mayo de 1947 y asignaciones de la parroquia servidas tanto con la iglesia Enfadada como con Santa de S. Christina en el lado del sur lejano de la ciudad. Hacia 1949, se había designado al tribunal matrimonial de la archidiócesis, que trató aplicaciones para hacer anular matrimonios.

Carrera internacional

Marcinkus llegó a Roma en 1950 para estudiar el derecho canónico en la universidad Gregorian y comenzó a aceptar asignaciones especiales del Vaticano. Para ganar su grado en 1953, se pidió quedarse con el Vaticano en una base de jornada completa y se hizo amigos de Giovanni Battista Montini, que se haría el Papa una década más tarde. Matriculándose en la escuela diplomática de dos años, asignaron a Marcinkus a Bolivia en 1955 y Canadá cuatro años más tarde, sirviendo del secretario en el Vaticano nunciature en ambos casos. Los títulos eran el equivalente de un secretario en una embajada extranjera.

En el diciembre de 1959, volvió a Roma para trabajar en la oficina de la secretaría de estado, por cual tiempo había aprendido bastante italiano para servir de un intérprete ocasional para el Papa John XXIII. Con la ascensión de Pope Paul VI al papado, Marcinkus se hizo el traductor inglés principal, también ayudando al mango los planes para los viajes extranjeros del pontífice. Además, su altura y muscular construye le permitió servir de un guardaespaldas para Paul VI, ganándole el apodo, "El Gorila."

El 6 de enero de 1969, se ordenó al episcopado como el arzobispo Titular de Horta y el Secretario Tesorero de Roman Curia. Su protección feroz del Papa estaba en pruebas dos meses más tarde cuando rechazó permitir que agentes del servicio secreto estén presentes durante un auditorio privado entre el pontífice y el presidente estadounidense Richard Nixon, diciendo, "le daré 60 segundos para salir aquí o puede explicar al presidente por qué el Papa no le podía ver hoy."

En 1979, Marcinkus se relató como apuntado por las Brigadas Rojas infames, un grupo terrorista extremo izquierdo, para secuestro posible o asesinato, después de que su dirección y otros documentos se encontraron en el piso de los dos miembros del grupo, Valerio Morucci y Adriana Faranda.

El 26 de septiembre de 1981, Marcinkus se designó a a favor de presidente de Vaticano, haciéndole la tercera persona más poderosa en el Vaticano, después del Papa John Paul II y el Ministro de Asuntos Exteriores.

En 1982, frustró una tentativa de asesinato contra el Papa John Paul II en Fátima, Portugal.

Dimitió su posición el 30 de octubre de 1990.

Banquero de Vaticano

Marcinkus era el presidente de Istituto por le Opere di Religione, también conocido como el Banco de Vaticano, a partir de 1971 hasta 1989. Tan pronto como el 24 de abril de 1973, Marcinkus fue preguntado en su oficina de Vaticano por el acusador federal Guillermo Aronwald y Bill Lynch, el jefe de la Sección de Crimen organizado y el Crimen organizado del Ministerio de Justicia de los Estados Unidos, sobre su participación en la entrega del valor estadounidense de $14.5 millones de obligaciones falsificadas al Vaticano en el julio de 1971, la parte de una solicitud total del valor estadounidense de $950 millones declaró en una carta del papel de letras de Vaticano.

Su nombre y la carta oficial se habían levantado durante la investigación de un gángster internacional, que finalmente sirvió doce años en la prisión. Marcinkus "dijo que consideró los gastos contra él serios, pero no bastante basado en el hecho que violaría la confidencialidad Bancaria de Vaticano para defenderse.... atrás en los estados se acordó en los niveles superiores que el caso contra Marcinkus no se pudiera perseguir más lejos."

En el julio de 1982, Marcinkus se implicó en escándalos financieros relatados sobre las primeras páginas de periódicos y revistas en todas partes de Europa, en particular el colapso de Banco Ambrosiano, en el cual la Propaganda Debida (aka "P2"), una Portería Masónica, se implicó (Marcinkus había sido un director de Ambrosiano Extranjero, basado en Nassau, Bahamas, y se había implicado con el presidente de Ambrosiano, el financiero Roberto Calvi, para varios años). También se implicó con Michele Sindona, que tenía relaciones con la Mafia.

En 1984, Marcinkus fue llamado como un cómplice posible en el asesinato supuesto del Papa John Paul I por el periodista investigador David Yallop en su libro por el amor de Dios. Yallop hizo acusaciones en cuanto a varios sospechosos asociadas con el trato comercial de Marcinkus, reclamando la participación de miembros de la Mafia de parte del Banco de Vaticano, adelante declarando que Marcinkus podría afrontar la exposición criminal, debería quitarse de su posición en el banco.

En la elección del Papa John Paul II, Marcinkus se promovió dentro del banco de Vaticano y permaneció en el poder durante varios años antes de que el escándalo se ensanchara, después de que el cuerpo de Calvi, cuyo Banco Ambrosiano había tratado con Marcinkus, se encontró colgando bajo Blackfriars Bridge de Londres en el junio de 1982. La muerte de Calvi fue vista por unos como simbólica, ya que la Propaganda Debida refirió a sí como los "Frailes Negros." Añadiendo a los problemas, el periodista Mino Pecorelli, que había estado investigando a Marcinkus, el Banco de Vaticano y lazos al crimen organizado, se encontró muerto en 1979. Propio Marcinkus nunca se acusó de un delito.

Se apartó como el jefe del Banco de Vaticano pronto después, con un consejo de laicos que asumen el control del banco. El Vaticano finalmente pagó £145 millones en un establecimiento con acreedores, con Marcinkus que observa en 1986 que: "No puede dirigir la iglesia en el Saludo Marys." Markincus más tarde dijo que se citó incorrectamente, lo que realmente dijo era:" Cuando mis trabajadores vienen para retirarse esperan una pensión; no es ningún uso mi refrán a ellos. 'Le pagaré 400 Saludo Marys."

Vida posterior

Volvió a la Archidiócesis de Chicago en 1990 antes de retirarse a Arizona, donde vivió como un sacerdote de la parroquia del ayudante, jugando el golf siempre que pudiera. Rehusó hablar de su papel en el escándalo de Ambrosiano. El arzobispo Marcinkus murió en la Ciudad del Sol, Arizona, de edad 84, de causas sin revelar.

En 2006 el un hombre de Tom Flannery juega Marcinkus premiered en Wilkes-Barre, Pensilvania bajo la dirección de Paul Winarski y Greg Korin protagonizado como el arzobispo. La producción se ha producido posteriormente en Scranton, Pensilvania y ha sido optioned para un Chicago dirigido.

Marcinkus también fue jugado por el actor Rutger Hauer en la película italiana Los banqueros de Dios.

Véase también

Fuentes adicionales



Buscar